Contacto: Sede Belgrano. 11 de Septiembre 1071, Capital Federal. 011 4776 2797 | Sede Vicente López 011 152 459 0079

Unite a nuestro Facebook

© 2019

Opus

Departamento de cultura y eventos

Talum

Galería de arte de la Fundación CEP

Galería de arte de la Fundación CEP

Galería Marcel Duchamp

Homenaje a Rubén Darío

Nació el 18 de enero de 1867. En el mes de su nacimiento le rendimos homenaje.

Rubén Darío

De su puño, los orígenes…

En la Catedral de León, de Nicaragua, en la América Central, se encuentra la fe de bautismo de Félix Rubén, hijo legítimo de Manuel García y Rosa Sarmiento. En realidad, mi nombre debía de ser Félix Rubén García Sarmiento. Cómo llegó a usarse en mi familia el apellido Darío? Según lo que algunos ancianos de aquella ciudad de mi infancia me han referido, mi tatarabuelo tenía por nombre Darío. En la pequeña población conocíale todo el mundo por Don Darío y a sus hijos por los Daríos, las Daríos. Fue así desapareciendo el primer apellido a punto de que mi bisabuela paterna firmaba ya Rita Darío, y convertido en patronímico llegó a adquirir valor legal, pues mi padre que era comerciante, realizó todos sus negocios ya con el nombre de Manuel Darío, y en la catedral a que me he referido, en los cuadros donados por mi tía Doña Rita Darío de Alvarado, se ve escrito su nombre de tal manera.

El matrimonio de Manuel García y Rosa Sarmiento, fue un matrimonio de conveniencia, hecho por la familia. Así no es de extrañar que a los ocho meses más o menos de esa unión forzada y sin afecto viniese la separación. Un mes después nacía yo en un pueblecito, o más bien una aldea, de la provincia o como allá se dice, departamento, de la Nueva Segovia, llamado antaño Chocoyos y hoy Metapa…

La historia historiza… Fue criado por su abuela tras la separación de sus padres…Pero, de lo que se tratan las vidas es de la sangre y de sus recorridos… y, en general, esas errancias no se describen. La poesía es la única que puede hacer eso, la que puede decir de lo que se escabulle y de lo único que, a su vez, tiene consistencia. De este modo, Rubén Darío hizo la novedad en nuestra lengua. Levantó la Torre de Marfil en el continente americano.

Estimulado, seguramente, por aquellos que menciona… En un viejo armario encontré los primeros libros que leyera. Eran un Quijote, las obras de Moratín, las mil y una noches, la Biblia… no deja de serlo por lo principal: aquello que toca su pellejo… Florida estaba mi adolescencia. Ya tenía yo escritos muchos versos de amor y ya había sufrido, apasionado precoz, más de un dolor…

A su letra en el papel, Chile le da la bienvenida. Azul, publicado en 1888, es la exaltación del amor en armonía con la naturaleza, partido en estaciones… Primaveral, con un amor sexual y sagrado; Estival, para un amor instintivo; Autumnal, en el amor de la nostalgia e Invernal, desde el amor mundano y moderno. Azul es, entonces, el color del modernismo hispanoamericano. Azul es el trazo fervoroso del amor…

Y no sólo el amor, también la muerte hace presencia fatal en su vida. De regreso en Managua, contrae matrimonio con Rafaela Contreras, en 1891; quince meses después nace su primer hijo y en 1893 su esposa fallece.

Luego, los viajes por Europa y América (en nuestra Buenos Aires trabajó para el diario La Nación) lo tornan cosmopolita, también, en la letra, y lo llevan a la poesía de la universalidad, para contar su vida a través de símbolos -metáforas de la naturaleza, de la historia, de la mitología, de otras obras literarias o científicas, pero siempre, tras del ideal de la poesía.

Y así desemboca en la esquina definitiva: el amor será con el arte pues es el Arte el que triunfa en el amor. Poesía elevada y musical, poesía plena… Cantos de vida y esperanza (1905). También, El canto errante (1907)… que llega junto a su cargo de representante diplomático de Nicaragua, en Madrid. Poesía, también, cívica… con la preocupación por el futuro de la cultura hispana, con el espanto del descubrimiento, con el enaltecimiento de la ingenuidad de la América indígena.

En el 1900 el amor vuelve a regocijarle los días. Francisca Sánchez y un nuevo hijo. Tiempo de vanguardias en el mundo, aquel 1910, y de crisis para Rubén Darío, el arte no alcanza y, entonces, cae en un abismo, en un profundo abandono de lo vital. El consumo excesivo de alcohol es la obviedad de su dolor… Tres años después se retira a la isla de Mallorca… a esa isla de oro que nunca llegó a tener un final.

En 1915 publica La vida de Rubén Darío y, escapando de un continente desgarrado por la I Guerra Mundial, regresa a América. Y es Nicaragua la tierra a la que, el autor de Sonatina, dará sus huesos, el 6 de febrero de 1916. Definido como hito de las letras hispánicas y puente obligado entre las letras de España y Latinoamérica acentuamos el haber sido el rasgo nuevo, frente a lo vacío de una época… la savia que inició el camino para la recuperación de la letra.

Nicaragua

Madre, que dar pudiste de tu vientre pequeño
tantas rubias bellezas y tropical tesoro,
tanto lago de azures, tanta rosa de oro,
tanta paloma dulce, tanto tigre zahareño.

Yo te ofrezco el acero en que forjé mi empeño,
la caja de armonía que guarda mi tesoro,
La peaña de diamantes del Ídolo que adoro
y te ofrezco mi esfuerzo, y mi nombre y mi sueño.

Así, nuestro homenaje a su palabra creadora, al amor y a la muerte, enlazadas…

CONTACTO+SEDES | © Copyright 2000-2019 Fundación C.E.P. Todos los derechos reservados

Diseño + programación Oxlab